6830 2753 | 6830 2754

Las preguntas que debes hacerte antes de postularte a una vacante

  • 0 Comments /
  • July 23, 2018 /
  • by albertoch /
  • búsqueda de empleo, desarrollo profesional /
  • Leave a comment

Buscar un trabajo es un trabajo en sí mismo

Es una parte inevitable del crecimiento profesional, pero también es un proceso que puede consumir mucho tiempo e incluso puede llegar a ser frustrante. Y en un mercado laboral tan complicado como el actual, es entendible la tentación de postularse a una gran variedad de vacantes para ver cuál podría resultar “la buena”.

Antes de que gastes tiempo llenando una solicitud nada más por llenarla, o enviando un correo nada más por enviarlo, hazte las siguientes preguntas para asegurarte de que sí vale tu tiempo y tu esfuerzo:

¿Esta posición se alinea con mis planes a largo plazo?

Dentro de lo posible, asegura que las posiciones a las que aplicas están alineadas con tu estrategia de carrera profesional. Cada trabajo que tomes debe ayudarte a posicionarte para el rol que quieres en el futuro, y debe ayudarte a desarrollar las habilidades que requieres para ello.

¿Cumplo con los requerimientos?

No es necesario cumplir al 100% con todos los requisitos al momento de aplicar a una vacante, pero siempre hay algunos que son más importantes que otros. El tiempo de experiencia, por ejemplo, es un indicador del nivel de responsabilidad de la posición y del salario que ofrece la empresa. No es recomendable aplicar si tienes menos tiempo de experiencia del requerido, pero tampoco si tienes más. Es posible que el salario sea menor al que estás buscando.

¿Tengo las habilidades requeridas? ¿Puedo aprenderlas por mi cuenta?

Cuando publicamos una vacante, dividimos las habilidades entre requeridas y opcionales/preferidas. Enfócate en las requeridas primero, y si te es posible aprenderlas durante el proceso, hazlo.

¿En qué tipo de cultura laboral quiero trabajar?

No sólo es la posición por sí misma, considera el ambiente laboral de la empresa al momento de aplicar. Revisa el sitio web de la empresa y sus redes sociales para darte una idea.

¿Conoces a alguien que pueda dar referencias para la posición?

No descartes el networking como fuente de tu próxima oportunidad laboral. Los candidatos que son referidos por alguien interno tienen más posibilidades de ser contratados. Si no estás convencido, lee un poco más en este artículo.

¿Cómo me voy a mover diario al trabajo? ¿Es razonable?

¿Estás dispuesto a sacrificar el tiempo, el tráfico, y el dinero en gasolina/transporte público todos los días? ¿Es necesario que te mudes? Revisa si la empresa tiene opciones de horario flexible o trabajo remoto. Puede que la posición sea muy buena, pero es necesario ponerla en perspectiva con tu vida real.

¿Qué estás dispuesto a sacrificar?

Tal vez decidas quedarte en tu ciudad y aceptar un salario más bajo. Tal vez decidas cambiar de industria para abrir la puerta a más oportunidades laborales. Tal vez decidas estar más horas en la oficina por un mayor salario y mejores prestaciones. Antes de aplicar a cualquier trabajo, decide qué estás dispuesto a sacrificar y qué no.

¿Qué historia cuentan mis redes sociales?

Es probable que tus potenciales empleadores te busquen en redes sociales antes de llamarte para una entrevista. Asegúrate de que tu presencia en línea sea consistente con lo que estás presentando en tu CV, y que no haya material que pueda perjudicarte en este proceso o en los que vengan.

¿Ya optimicé mi CV?

Un error común es tener un solo archivo de CV que se manda a todas las vacantes independientemente del rol o la empresa. Antes de enviarlo, lee una vez más la descripción de puesto y busca que tu curriculum refleje lo que la posición requiere.

¿Realmente quiero este trabajo?

Quizá estés aplicando a vacantes que no te convencen del todo. Si ya contestaste las preguntas de arriba y te das cuenta de que esa posición no es para ti, no pasa nada. Llegará otra.

 

Considera las cosas que te motivan, las cosas que te han hecho feliz en trabajos anteriores y tus metas para el futuro al momento de revisar oportunidades laborales. También piensa en las cosas que no te han gustado en trabajos anteriores y las cosas que estás dispuesto a sacrificar para avanzar en tu carrera. Ningún trabajo es perfecto, pero ser completamente honesto contigo mismo respecto a tus expectativas te ahorrará el tiempo que usas aplicando a vacantes que no te convencen, y te permitirá usarlo en desarrollar las habilidades que te ayudarán a avanzar como profesionista.

0 Comments

Leave Reply